Poema: La oreja verde

martes, 15 de enero de 2008 Escribir un comentario




Un día, en el Expreso Soria Monteverde,

Vi subir a un hombre con una oreja verde.
Ya joven no era, sino maduro parecía,
Salvo, la oreja que verde seguía.
Me cambié de sitio para estar a su lado
y observar el fenómeno bien mirado.
Le dije: Señor, Usted, tiene ya cierta edad,
Dígame, esa oreja verde, ¿le es de alguna utilidad?
Me contestó amablemente: yo ya soy persona vieja,
Pues de joven sólo tengo esta oreja.
Es una oreja de niño, que me sirve para oír
cosas que los adultos nunca se paran a sentir:
Oigo lo que los árboles dicen, los pájaros que cantan,
las piedras, los ríos y las nubes que pasan,
oigo también a los niños, cuando cuentan cosas
que a una oreja madura, parecerían misteriosas.

Así habló el Señor de la oreja verde
Aquel día, en el Expreso Soria Monteverde


Gianni Rodari

1 comentarios »

  • María Eugenia said:  

    Qué bueno tu blog! Me encanta esto del dejarse a veces llevar a sitios donde no sabes qué de bueno puedes hallar...Viva Rodari y vivan los narradores orales, centinelas de la palabra mágica. Lo visitaré seguido,
    un abrazo
    me